Cocinar manzanas al aire libre

Una receta de cocina silvestre para hacer al fuego con lxs niñxs

La cocina en la naturaleza es una oportunidad para conocer mejor el elemento fuego y los alimentos ya que podemos vivir la variedad de tiempos de cocción, dependiendo de la receta que queramos hacer. Hay muchas recetas para enriquecer nuestros desayunos y comidas. Una propuesta que encanta a lxs niñxs al cocinarse ellxs mismxs lo que comen.


Una de mis delicias preferidas, y que muchxs niñxs toman con entusiasmo, son las manzanas al fuego. Precisamente, fue un niño que propuso hacer esta receta mientras tostábamos pan una mañana en la escuela bosque. En el espacio exterior de ésta, tenemos un punto de fuego para calentarnos en los días fríos, cocinar recetas de temporada (hacer pan, sopas, infusiones...) así como realizar tintes naturales para propuestas creativas.


Preparar y encender el punto de fuego de buena mañana, durante otoño e invierno, es uno de los rituales diarios que realizamos con lxs niñxs que nos ayuda a entrar en calor. Estando en el bosque, podemos encontrar muchos materiales que sirvan para despertar y alimentar el fuego: hojas, hojarasca, piñas, ramas de varios tamaños, etc. Ir a buscar los elementos naturales al bosque, los conozcan o no, es una propuesta dinámica e interesante para todxs l@s niñxs.


El punto de fuego es un círculo delimitado para señalar su uso dentro de esta zona. Alrededor hay bancos de madera que posibilitan sentarse para contemplar el fuego con sus intensidades (llamas, brasas...), sentir su calor, alimentarlo, explorarlo y cocinar desde la tranquilidad y el respeto a este elemento. Como seguridad y prevención de riesgos, estar con el fuego requiere una presencia por parte de lxs adultxs como de lxs niñxs de manera que se los acompaña de cerca.


¿Cómo cocinar manzanas al fuego?


1. Pinchamos las manzanas hasta atravesarlas totalmente

Una manera fácil para lxs niñxs es poner la manzana boca abajo encima de una superficie plana y pincharla por el medio cogiendo el pincho verticalmente con las dos manos para ayudarse a hacer fuerza.


Las manzanas tardan en cocinarse, depende del fuego claro y su intensidad. Por eso, usaremos como apoyo una rama verde de platanero, higuera, encina, roble...bastante gruesa para aguantar la fruta y no romperse al dejarla reposar. También, se pueden usar pinchos metálicos con mangos que son muy resistentes.


2. Colocamos los pinchos alrededor del fuego

El adulto clava los apoyos en la tierra dentro del punto de fuego, si el diámetro es muy amplio. Si el diámetro del punto de fuego es pequeño, se colocan fuera. Es importante que los pinchos estén cerca de las piedras, una por cada apoyo, para hacer de contrapeso a las manzanas ya que sino tocaran tierra por el propio peso.



3. Observamos las manzanas y las vamos girando

Podemos saber si las manzanas empiezan a cocinarse al observar cómo les cambia el color de la piel hacia marrón y cuando empiezan a "sudar", es decir, a soltar agua. El proceso de cocción puede alargarse a una hora y media así que hay tiempo para mirar las manzanas, notar los cambios y valorar si necesitan un giro para que se cocinen enteras y no queden partes crudas. También, podemos tocarlas con los dedos para sentir si siguen duras o están blandas.


Podemos cultivar la paciencia en lxs niñxs y gozar de la lentitud de esta receta donde ellxs participan activamente como cuidadorxs de las manzanas

4. Pelamos las manzanas cocidas

Cuando ya tenemos las manzanas al punto, las podemos pasar por agua para limpiarlas y enfriarlas un poco. Cuando hayan bajado de temperatura, empezamos a pelarlas con las manos. La piel sale fácilmente. Una vez peladas, ¡ya están listas para probarlas! Hay niñxs que las cogen enteras con las manos y se las comen a bocados mientras que hay otrxs que prefieren trocearlas con el cuchillo...como guste a cada unx.


Aquí he explicado una manera de hacer manzanas cocidas al fuego pero hay muchas posibilidades para explorar con lxs niñxs manzanas enteras en bandejas, trozos de manzanas pinchados (el tiempo de cocción será más breve)... Pero con todas ellas podemos conseguir hacer otro receta exquisita y fantástica para endulzar nuestro desayuno o postre: la compota. Solo hace falta sacar la parte dura de dentro de las manzanas, picarlas hasta que se quede una textura espesa y añadir un poco de canela.


¡Buen provecho!

CONTACTO
Mònica Benguerel Moruno
mujeresymaestras@gmail.com
Barcelona, Cataluña
SERVICIOS
-Conferencias
-Talleres
RECURSOS
-Artículos
-Audiocuentos de naturaleza
SÍGUEME
  • Facebook
  • Instagram