El jardinero del bosque: el Arrendajo

Cómo identificar al guardián de los bosques con lxs niñxs

El nombre científico de el arrendajo, garrulus glandarius, nos da información clave sobre él que lo hace único. Por una parte, tal y como indica garrulus que significa parlanchín, es un pájaro muy vocal y escandaloso capaz de imitar los sonidos de otros pájaros. De hecho, siendo muy receloso, suele avisar de posibles amenazas a los habitantes del bosque con su reclamo de alarma "craaac".


Por otra parte, podemos saber cual es uno de sus comidas preferidas al descifrar el significado de la palabra latina glandarius, bellota. Aunque tiene una dieta variada con frutos, semillas, insectos, huevos de otras aves... Este pájaro destaca como recolector de bellotas durante el otoño, puede llegar a llevar hasta seis en el palpo, y las entierra en diferentes lugares del bosque y márgenes. Así durante el invierno, que escasea la comida, disfruta de las despensas que ha creado.


Deduzco que el refrán catalán que lo nombra, "¡Arrendajo eres y arrendajo serás, y por más que comas no engordarás!", hace referencia a la abundancia de comida que puede llegar a tener a su abasto, en las despensas, y aun así mantenerse tan esbelto.


Los tesoros que no recuerda y se quedan bajo tierra acaban germinando. Por eso, lo conocemos como el jardinero del bosque ya que ayuda a plantar árboles y ampliar los encinares, alcornocales y robledales. Es menos frecuente en los hayedos.


Uno de los rastros que nos puede revelar su presencia son sus plumas características barradas de color negro y azul. Su plumaje es bien colorido pasando por el ocre, gris, negro, blanco y azul. Una vez que lxs niñxs descubren que son del arrendajo, las identifican muy rápidamente. En septiembre, cuando los arrendajos jóvenes van acabando la muda de sus plumas, ¡es probable que descubráis más de una como yo!



Si tenemos las orejas y los ojos bien abiertos, podemos llegar a averiguar si está cerca. Es un pájaro sedentario, es decir, le gusta estar y moverse por la misma zona donde encuentra alimento. Así que si no logramos observarlo el primer día, ¡podemos probar suerte otro día! Lo podemos ver en pareja durante todo el año y en familia, adultos y jóvenes, en verano y a finales de invierno.

Construyen los nidos en ramas reforzadas con barro en árboles y arbustos a poca altura hacia primavera, cuando se aparejan. La danza del amor puede darse des de abril hasta junio. Después de poner los huevos, pasaran dieciocho días de incubación para que nazcan los pollitos. Éstos se quedan en el nido durante un mes aproximadamente pero después se mantienen cerca de la familia. Así pues durante verano podemos estar bien atentos por si nos encontramos alguna cáscara de huevo de color verde que lo hace tan característico.

Sus cualidades nos pueden inspirar para explicar un cuento, hacer un juego de pistas de tesoros, construir un memory con los frutos de otoño que come... ¡Incluso comer bellotas cocinadas con lxs niñxs! Propuestas que nos ayudan a conocer un poco más a este pájaro guardián y reforestador de los bosques de coníferas y caducifolios.

CONTACTO
Mònica Benguerel Moruno
mujeresymaestras@gmail.com
Barcelona, Cataluña
SERVICIOS
-Conferencias
-Talleres
RECURSOS
-Artículos
-Audiocuentos de naturaleza
SÍGUEME
  • Facebook
  • Instagram